Normativa para la seguridad en piscinas

NORMA LEGAL

 

Todas las piscinas construidas o instaladas a partir del 1 de enero de 2004 deben estar provistas de un dispositivo de seguridad: barreras, alarmas, mantas o cubiertas. Escoja según su presupuesto o sus preferencias estéticas.  El relax, la comodidad y el ocio alrededor de la piscina no están reñidos con la protección de los niños.

Cuatro sistemas de seguridad

 

Las barreras, que se colocan alrededor de la piscina y tienen una altura de 1,10 m, impiden que los niños de menos de 5 años puedan acceder al vaso de la piscina. Existen modelos fijos, desmontables o abatibles. 

Con una cubierta, podrá prolongar la temporada de baño y, al mismo tiempo, proteger la piscina de la contaminación externa. Las cubiertas Desjoyaux están pensadas para resistir a la intemperie. 

Las alarmas de detección de inmersión o de detección de paso son la alternativa para los presupuestos más ajustados. 

Las mantas protegen contra la contaminación externa y conservan la temperatura del agua. Su impacto visual es casi nulo, ya que se integran perfectamente en el vaso. Atención: no todos los tipos de mantas están homologados.

LA VIGILANCIA ANTE TODO

 

Aunque la ley obliga a instalar un sistema de seguridad conforme a la normativa, la vigilancia de los padres es irreemplazable. Cada equipo tiene que utilizarse de acuerdo con las instrucciones de un especialista. Todo ello sin olvidar que la información, tanto de los mayores como de los niños, es la base de la mejor protección.