Desjoyaux, el inventor de la piscina que le sumerge en sus vacaciones

Desjoyaux inventa una piscina fácil de instalar y de mantener para el bienestar de todas las familias. Una piscina con la que se sentirá en casa como si estuviera de vacaciones, una piscina que se vive de mil y una maneras, en cualquier momento del día y del año.

 

¡TODO EL MUNDO TIENE DERECHO A UNA PISCINA!
 

Un día de 1966, Jean Desjoyaux se propuso regalar a su familia una piscina. Armado de decisión, se dispuso a construirla con sus propias manos. Con ella pronto llegarían las risas, el placer y los gratos recuerdos. Y también los amigos y los vecinos, un ambiente agradable digno de las mejores vacaciones… Con esta primera piscina, Jean Desjoyaux descubrió que la piscina no sólo es un conjunto de hormigón, brocales y agua, sino que es, sobre todo, una fuente de alegría que se contagia, un espíritu familiar que se comparte. Jean Desjoyaux adquiere entonces esta convicción: la piscina debería convertirse en un derecho para todas las familias.

UNA PISCINA, VARIAS VIDAS
 

Con la piscina, se crea un nuevo espacio dentro de la casa, un espacio diferente de cualquier otro, único y múltiple.
Ahora es una biblioteca. Ahora, una sala de juegos. Esta noche, un club musical. Mañana, una sala de masajes, una sala de deportes o incluso un comedor…

Gracias a esta visión global de la piscina, Desjoyaux aporta no sólo su experiencia y sus conocimientos técnicos y productos exclusivos, sino que además le ayuda a culminar este espacio gracias a consejos de acondicionamiento, accesorios, decoración, etc. Su piscina pasa a ser una estancia que se puede disfrutar de mil y una maneras. ¡Apenas meta la punta del pie dentro del agua, ya se empezará a sentir como si estuviera de vacaciones!
 

Vea todas las piscinas que propone Desjoyaux, especialista en venta de piscinas.