La garantía empieza a contar a partir de la fecha de facturación del cliente y la duración dependerá del producto en cuestión.