Compruebe el estado del forro que se encuentra bajo los tubos. Si está desgastado, se debe cambiar (indique el tipo de zapatas). El mantenimiento de la manta de barras corre a cargo del propietario.


Para evitar una deformación o torsión irreversible de los tubos, se aconseja no dejar que la nieve se acumule en la manta y retirar las hojas o cualquier otro elemento que pueda obstruir los orificios de salida del agua (lo que favorece la formación de bolsas de agua).


No utilice nunca alcohol ni disolvente para limpiar la manta, sino únicamente agua con jabón y una esponja suave. Está prohibido emplear utensilios abrasivos y limpiadores de alta presión.


La limpieza de la manta de barras no debe efectuarse cuando la manta está instalada en la piscina.