No utilice nunca alcohol ni disolvente para limpiar la manta, sino únicamente agua con jabón y una esponja suave. Está prohibido emplear utensilios abrasivos y limpiadores de alta presión.

 

La limpieza de la manta de barras no debe efectuarse cuando la manta está instalada en la piscina.