Un documento específico estipula la normativa relativa al apadrinamiento que es válida en todo el territorio francés. El regalo lo entrega el concesionario que se beneficia de la venta del ahijado.