Lo más pronto posible, a principios de la temporada, para evitar la proliferación de algas. Varía en función del tipo de invernada:

 

  • Invernada total: (puede ponerse en contacto con uno de nuestros distribuidores): Retire la manta de invernada; límpiela, séquela y guárdela. Guarde los flotadores. Reinstale el grupo de filtración o la bomba. Elimine las impurezas más grandes del fondo y de la superficie con el recogehojas. Vuelva a llenar la piscina si es necesario. Vuela a encender el sistema de filtración tras haber controlado el buen funcionamiento del reloj y del interruptor diferencial. A continuación, pase el aspirador para limpiar el fondo de la piscina. Limpie las playas y los brocales desde el interior hacia el exterior. Controle el pH del agua, ajústelo en caso de que sea necesario y aplique una cloración de choque (20 gr/m3) y filtración continua durante 24/48 h.
  • Invernada parcial: el hecho de haber dejado la filtración en marcha durante unas horas durante el invierno facilitará la puesta en marcha después de la invernada.

 

Lo más importante es ajustar el tiempo de filtración en función de la temperatura. Aunque la piscina no parezca estar sucia, es necesario limpiar las paredes y el fondo. Además, se deben ajustar los niveles de pH y de cloro.