Si quiere obtener una desinfección eficaz, es necesario mantener un nivel correcto de cloro libre y el pH a un valor adaptado. De esta forma, para una piscina familiar es útil mantener: 1 gramo de cloro activo por m3 y por día. Para ello, las tabletas de cloro lento (200 g) se ponen en el skimmer a razón de aproximadamente 1 unidad permanente en temporada de baño en función del volumen de la piscina (150 g por 100 m3 de agua). El tratamiento de choque es una intervención puntual, que se alterna con la desinfección rutinaria. Las dosis utilizadas son de aproximadamente 20 g por m3 (pastillas o polvos).