Según las condiciones de uso y de mantenimiento (niveles de cal, pH, contaminación externa, entorno) la bolsa filtrante puede durar de 1 a 3 años. Se recomienda efectuar una limpieza a chorro al menos una vez por semana o siempre que sea necesario. Los diferentes diámetros de 6, 15 y 30 micras permiten optimizar la autonomía en función de las condiciones de uso de la piscina. Las bolsas de filtración se pueden limpiar en la lavadora de vez en cuando.