El color de un liner viene impuesto generalmente cuando la instalación se realiza cerca de una zona clasificada como Bâtiment de France (edificio histórico), una región litoral o cuando existe una disposición de una reglamentación definida por el departamento de urbanismo de la localidad en cuestión. En este caso, el usuario deberá respetar la imposición del ayuntamiento.