El nivel de cloro ideal en la escala colorimétrica se sitúa entre 1 y 1,5 ppm. Para asegurarse un buen confort durante el uso y una buena acción desinfectante. Un exceso de cloro puede causar el envejecimiento prematuro del liner y de los equipos, e incluso irritación en los ojos y la piel. Para disminuir el nivel hay que dejar de añadir cloro y filtrar de forma continuada para conseguir una evaporación más rápida. Si puede, añada agua nueva ya que conseguirá diluir el compuesto y evitará echar una solución muy clorada por el desagüe.