Para que el agua de una piscina esté limpia y clara se debe efectuar un mantenimiento que combina una doble acción: la filtración mecánica y el tratamiento químico. Este último permite corregir el equilibrio del agua y añadir un desinfectante.