Este aspecto es intencionado y se obtiene durante la fabricación. Al añadir aceite para desmoldar las piezas, las burbujas de la superficie se reparten homogéneamente. En los brocales Tradition, el molde es estriado, por lo que adquieren ese aspecto típico y rústico.