El cloro de choque se disuelve muy rápidamente en el agua por lo que permite realizar una cloración de choque ante la presencia de algas. Las pastillas, los polvos y otro tipo de granulados (utilizados a razón de 20 g/m3) tienen protección UV, hecho que puede interferir en la eficacia del cloro si la cantidad de estabilizante supera las 75 ppm. No realice el tratamiento de choque en entornos cerrados (piscina interior cubierta).