El cloro es un oxidante que permite desinfectar el agua de la piscina. Se puede añadir al vaso de formas diferentes, líquido, sólido o gaseoso y con diversos formatos: tabletas, pastillas, polvo, dispensadores o bomba dosificadora en función de la elección y los usos de la piscina (familiar o colectivo).