Las mantas flexibles permiten conservar el calor de la piscina o protegerla, según el modelo. Además, algunas son dispositivos de seguridad homologados.