Una filtración sin canalización reduce las pérdidas de carga y los riesgos de fugas. Instalado a caballo sobre la pared de la piscina, el grupo de filtración es totalmente independiente de la estructura, por lo que las eventuales intervenciones son más sencillas.