El olor se produce cuando se transforma el cloro libre (que se mezcla con los residuos orgánicos o minerales) en cloro combinado y, debido a ello, se crean cloraminas. Así pues, el olor no significa un exceso de cloro sino todo lo contrario, indica que es necesario añadir más cloro libre.