Bomba destinada a elevar un fluido varios metros de altura o enviarlo a presión hacia un conducto. Este término se emplea sobre todo en el contexto del saneamiento, cuando se recupera el agua por debajo del nivel de la red.