Las tormentas o el uso de la piscina por un mayor número de personas puede influir en la calidad del agua, por lo que se debe controlar el nivel del cloro y reajustarlo.